Arte Del Ricamo

Punto de Cruz – Historia y Tradiciòn

bordado punto de cruz

¿Conoces la historia del punto de cruz? ¿Te gustaría saber los secretos de esta maravillosa técnica de bordado? El punto de cruz es una de las técnicas de bordado más popular en el mundo. Con el punto de cruz puedes adornar una gran cantidad de accesorios y ropa para tu hogar como cojines, cuadros, muestrarios decorativos, pisapapeles, manteles, tapetes, se trata de un pasatiempo gratificante y creativo.

El punto de cruz es una de las técnicas de bordado apartenente a la categoria de bordado a puntos contados. En efecto los labores a punto de cruz se realizan sobre tejidos en los que se pueden contar fácilmente los hilos.

Si quieres que el resultado del trabajo sea perfecto, tendras que realizar todos los puntos con precision y regularidad, los puntos de bordado se trabajan sobre una tela de tejido equilibrado y uniforme, como el cañamazo o la tela de lino o la tela Aida, para que, como habíamos dicho antes, puedan contarse los hilos y la aguja se inserre a intervalos de un determinado numero de hilos.

Todas las técnicas de puntos contados son muy faciles de aprender, tendras que

  • contar los hilos del tejido;
  • interpretar un patrón o memorizar un motivo;
  • conseguir una presión uniforme en todos los puntos.

Los esquemas y diseños de bordado a punto de cruz pueden ser más o menos complejos.

El punto de cruz es una forma de bordado muy antigua que se puede encontrar por todo el mundo. Es posible realizar diseños geometricos, figurativos y abstractos, y tiene una apariencia atractiva de líneas muy precisas, se puede también emplear para crear extensas áreas de color.

Historia del Punto de Cruz

En muchos museos de arte popular encontramos muestras de tejidos ornamentados a punto de cruz. En los siglos pasados el bordado a punto de cruz era una actividad artesanal muy importante, con el pasar de los años esta técnica se convirtió en arte decorativa y ornamental.

Fueron encontados fragmentos antiguos de ropa a punto de cruz hallados en yacimientos arqueológicos de Egipto (500 a.de C.) o del Asia Central (850 a. de C.). Hoy en día en Occidente, el punto de cruz se utiliza también como un punto de costura para los trajes.

El punto de cruz hizo su aparición durante el Medioevo y se difundiò en Europa en el periodo del Renacimiento. Ya en el siglo XVI empezaron a circular los primeros esquemas, se trataba de diseños y símbolos típicos y recurrentes: decoraciones florales, heráldicas y religiosas, llenas de símbolos como cruces, cálices y palomas. Las telas sobre las que se bordaban no comprendían aún el algodón, sino que eran el lino, la seda y la lana. También se disponía de pocos hilos de colores.

Durante mucho tiempo el más difundido fue el rojo, capaz de soportar mejor que los demás los lavados. En los bordados populares de la Europa Oriental y Central es característico el punto de cruz en dos dimensiones (sin sombras) con diseños geométricos y florales, normalmente trabajado con hilos de algodón sobre lino.

En los países anglosajones, el punto de cruz se encuentra frecuentemente en la confección de cuadros, una tradicción que se remonta al siglo XVIII, cuando se convirtió en el punto favorito para los muestrarios decorativos.

Los primeros muestrarios representaban simplemente colecciones de puntos de bordados diferentes, trabajados sobre un gran trozo de lino y guadados por los bordadores como modelo. Los muestrarios con el pasar de los años se convirtieron en piezas decorativas, y consistián en una serie de motivos tratados para cenefas.


Pájaros, flores, árboles, casas e imágenes patrióticas como el águila americana, eran los motivos más populares. La confección de un muestrario era parte de la educación de las muchachas.

Se podían utilizar una gran variedad de puntos en estos muestrarios, pero el más utilizado era el punto de cruz. Se utilizaba casi invariablemente en las cenefas floreales, que con frecuencia representaban un tallo ondulado o una enredadera con rosas, claveles u otras flores estilizadas.

Las formas de la naturaleza estilizadas, algunas veces hasta aparecer irreconocibles, y bordadas a punto de cruz son frecuentes en los vestidos típicos de muchos países, como los de Europa del Este, marruecos y partes de Oriente Medio.

En la mayoría de los bordados de punto de cruz, los puntos forman el motivo y el fondo se deja sin adornar. Esta operación se invierte cuando se trabaja el Bordado de Asís, , un estilo desarrollado en Italia en el siglo XVI. En él fondo se rellena con punto de cruz, o una variante, y los motivos se dejan vacíos.

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario